297. Una aventura en el olivar

Roberto Muñoz Moreno

 

Hace mucho tiempo, en España había un olivar un tanto peculiar donde las aceitunas podían andar y sabían hablar, el olivar se llamaba Oliva City.

Allí todos los días eran iguales, ya que no pasaba nada inesperado. Hasta que un día hubo un “terremoto”, cayeron varias aceitunas menos una que cayó fuera del fardo. Esa aceituna se llamaba Aceitun y tanta curiosidad tenía que siguió a esas criaturas extrañas de las que había oído hablar en las leyendas, que se dirigían a un extraño vehículo.

Al subir en el extraño vehículo se encontró a sus amigos, conocidos y vecinos de Oliva City. Un rato después llegaron a un sitio peculiar en el que vieron un líquido de un amarillo brillante, parecía oro. Al acercarse, se dieron cuenta que en realidad ese líquido salía de otras aceitunas como ellas. Al ver que corrían peligro pensaron en un plan para salir de ahí, el plan era volcar la caja donde estaban. Después de intentarlo muchas veces, por fin lo consiguieron. Una vez fuera de la caja se apresuraron a salir de allí rápidamente.

Fuera de peligro y de vuelta a Oliva City, decidieron construir puentes y aumentar más su seguridad, además de estar más comunicadas para estar más seguras ante cualquier tipo de peligro.