116. AOVE

Merega

 

Las continuas sequías, las altas temperaturas y las absurdas guerras han desolado el Planeta. La población decae exponencialmente. La península Ibérica agoniza. El agua potable es un artículo de lujo. Las tormentas vienen cargadas de tierra. Lucas trabaja en el centro de recuperación de la flora y fauna de Andalucía. A pesar del caos reinante acude presto y contento todas las mañanas a su puesto de trabajo. Su jefe ha encontrado restos de sustancias prohibidas varias veces en su taquilla. Lo ha denunciado a las autoridades competentes. Hoy es el día, la brigada central contra el contrabando lo espera camuflada en los rededores de su hogar. En un tris derriban la puerta y lo posicionan bocabajo esposado por la espalda. La perra, una bodeguera de tres años, olisquea todos los rincones de la casa. Kala, inquieta y babeante regresa al cuarto de baño y marca sobre el plato de ducha. Una vez desmantelada dicha ducha, una escalera de mano desciende a un bunker industrial exquisitamente equipado. El comisario jefe no da crédito a sus ojos, ordenadas en estantes en óptimas condiciones de temperatura y luz, encuentra al menos mil botellas de litro de oro líquido. Sí, aceite de oliva virgen extra, la joya de Jaén. La Perla de Mágina.